Conversiones - Prisma Motion
438
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-438,bridge-core-2.7.8,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-26.3,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Conversiones

CONVERSIONES

Ofrecemos kits con todos los elementos necesarios para convertir un vehículo a combustión interna en un vehículo eléctrico (VE). De este modo, acompañamos y potenciamos la tendencia mundial hacia los VE que permite cuidar el medio ambiente reduciendo las emisiones de dióxido de carbono y la contaminación sonora, instalando una tecnología de vanguardia que disminuye los costos que afrontan los usuarios.

¿Qué es un Retrofit?

Retrofit es el nombre que recibe el proceso en el cual se convierte un vehículo de combustión interna en un vehículo eléctrico (VE).

 

Este proceso propone sortear la barrera del costo de los vehículos eléctricos nuevos, resultando en un VE a un precio competitivo en comparación a los vehículos tradicionales a combustión, al mismo tiempo que prevé ahorro de dinero al cambiar el combustible fósil por la electricidad.

 

En un Retrofit, todos los componentes vitales del vehículo son aprovechados, solo se reemplazan los que están vinculados con el motor de combustión (el alternador, el circuito de escape, el radiador, los tubos y tanque de combustible y demás periféricos relacionados con el proceso de combustión Interna).

 

A su vez, se instalan nuevos componentes que permiten que el vehículo, al finalizar la conversión, sea 100% eléctrico. Entre ellos se encuentran el motor eléctrico, el controlador, el banco de baterías y periféricos.

Beneficios

Con el Retrofit se pueden aprovechar todos los beneficios de los vehículos eléctricos  (VE) por un costo menor que la adquisición de un VE nuevo. Algunos son:

 

  • Cuidado del ambiente: Además de reducir la emisión de dióxido de carbono, los VE pueden ser alimentados a través de electricidad proveniente de recursos renovables, contrario a lo que sucede con los vehículos a combustión.
  • Reducción de costos: El costo de la carga de energía en una batería para un vehículo eléctrico es significativamente más económico que el costo de la carga de combustible fósil para recorrer la misma distancia (en Latinoamérica, cuesta, en promedio, una décima parte). A su vez, el mantenimiento de los VE es mucho menos costoso y poseen una mayor vida útil.
  • Vanguardia tecnológica: La tendencia mundial de las empresas de vanguardia es volcarse 100% a la movilidad eléctrica. Es cuestión de tiempo para que sean solo los motores eléctricos los que circulen por las calles.

Comunicate con nosotros